‘O REI’ TESLA

¿Se imaginan qué valor podría tener en el mercado un delantero brasileño que no viera puerta?, un nuevo Pelé que nunca perforara la portería contraria; o quizás el de ese portero italiano que a pesar de su imponente planta encabeza una temporada tras otra el ranking de cancerberos más goleados. ¿Es posible que hayan sido traspasados por cifras multimillonarias?

Esta pregunta y otras similares podríamos efectuar acerca de la evolución de la cotización de una de las empresas que ha sido la sensación de los mercados bursátiles, me estoy refiriendo a TESLA.

Si le pegamos un rápido vistazo al gráfico adjunto podemos apreciar su espectacular rally alcista, desde los 230 dólares del cierre hace un año a los 1.367 del cierre del 8 de julio de 2.020, casi seis veces más y con pandemia por medio.

Fuente: Yahoo Finance 09/07/2020

Y lo mejor de todo es que se trata de una empresa que nunca ha cerrado un ejercicio anual con beneficios, es más, tampoco se atreve a pronosticar una generación de cash-flow positiva en los próximos años. ¿Cómo es posible explicar la valoración que hace el mercado de sus acciones?

Evidentemente con pérdidas y cash-flows negativos no podemos fundamentar valoración alguna en múltiplos sobre los mismos. Y si le pegamos una mirada a la evolución del balance salta inmediatamente a la vista un creciente apalancamiento financiero, signo de una inversión de cada vez más elevado riesgo.

Fuente: Yahoo Finance

En finanzas modernas las empresas se valoran no por lo que han hecho si no por lo que presumimos puedan hacer en un futuro, por tanto hay que escudriñar en el futuro y no volver la mirada atrás, hacia lo que ya ha ocurrido, el Descuento de Cash-Flows futuros (DCF) es la técnica preferida por los analistas para fundamentar sus valoraciones y ganarle la partida a los mercados.

TESLA, empresa creada por el visionario Elon Musk, pretende cambiar radicalmente el mundo de la automoción, consiguiendo un futuro de vehículos que funcionen sólo con energía eléctrica, esa es su gran apuesta y a ella ha dedicado su ingente inversión en I+D+i.

Fuente: Yahoo Finance

El último ejercicio lo cerró con una facturación próxima a los veinticinco mil millones de dólares, y algunos analistas apuestan por cuadriplicar esa cifra en una década. Pero al hablar de márgenes ¿qué podemos esperar?: los deteriorados números de una industria madura y en decadencia como la del automóvil, o los mucho más atractivos ratios que se aventuran para las empresas de nueva tecnología. Evidentemente sólo apostando por esta última opción podemos explicar la asombrosa evolución de su capitalización bursátil, la mayor ventaja competitiva de TESLA es la innovación en cuanto al desarrollo de baterías que le permitan ser realmente una alternativa frente al automóvil tradicional, esa es la verdadera revolución.

Esa historia futura, por la que se apuesta desde hoy, es la que se encuentra detrás de esa evolución espectacular de las cotizaciones. El ejercicio de anticiparse al mañana, de proyectar futuros cash-flows para la empresa (FCFF) con fundamento en el relato que hoy nos atrevemos a elaborar sobre su evolución; junto a la utilización como tasa de descuento del coste de capital (WACC), que incorpore adecuadamente las incertidumbres y los riesgos a afrontar, así como la incidencia de los niveles de endeudamiento a asumir, constituyen la labor diaria de todo analista que se precie.

Quizás esta tarea no esté tan lejana de la de aquellos ojeadores futbolísticos que se dejan los ojos visionando los vídeos de las futuras figuras del mundo futbolístico, con todas las amenazas e incertidumbres venideras y que llevó a alguno de ellos a apostar por aquel mocoso de las favelas, pensando que algún día podría llegar a emular “A O MAIOR MARCADOR DE TODOS OS TEMPOS ‘O REI PELÉ’.

Faustino Agulló 09/07/2020